A la hora de limpiar tu alfombra, ¿Qué es exactamente lo que haces? Hay muchas técnicas para poder dejarlas impolutas, aunque también es cierto que algunas de ellas son más efectivas que otras. En esta ocasión queremos ofrecerte algunos consejos para que puedas mantener siempre tu alfombra en perfecto estado.

Empezaremos asumiendo que hablamos de un elemento que siempre está expuesto a la suciedad, es decir, será el más propenso a recibir nuevas manchas, como las que provoca una caída de líquidos, las propias pisadas o incluso una quemadura.

Antes de nada, debes saber que nuestro procedimiento favorito para limpiar la alfombra es a través de la limpieza en seco, un sistema que permite no mojarla ni tener que trasladarla de un lado para otro y que proporciona unos resultados espectaculares. Ahora bien, si no tienes la posibilidad de contar con una máquina que realice este tipo de limpieza, presta atención a los siguientes consejos.

Cuando la mancha sea provocada por una sustancia sólida, recuerda no dejar pasar el tiempo y actuar cuanto antes. Emplea una cuchara o papel para poder retirar la mayor parte de la mancha. Si en su defecto fuera líquido, no frotes fuerte ni tampoco dejes que se seque, ya que el líquido se extendería y podría deformar el tejido. Emplea papel absorbente.

Cuando estés frotando suavemente la mancha, recuerda que debes hacerlo desde los bordes hacia el centro, ya que así evitarás que ésta se extienda aún más. Puedes mojarla si es preciso, pero asegúrate de que la secas enseguida para evitar que destiña.

En Alfombralimpia estamos especializados en la limpieza de alfombras y moquetas. Trabajamos en toda la Comunidad de Madrid.