Casi todos tenemos, al menos, baldosas en cocina y baños, aunque la proliferación de nuevos diseños de suelos hace que cada vez se extienda más su uso en otras estancias de la casa. Pero los suelos de baldosas soportan una enorme cantidad de tráfico, trasladando la suciedad de nuestros zapatos a las baldosas y, por ende, a la lechada. La lechada suele ensuciarse muy fácilmente y seguro que más de una vez te habrás preguntado como eliminar esa suciedad y que quede como nueva.

La lechada es una masa fina de cal, yeso o cemento mezclado con agua que se emplea para blanquear paredes o como argamasa para fijar ladrillos, que también se utiliza para llenar los espacios entre baldosas. Al tratarse de un material muy poroso, la suciedad se adhiere a ella muy fácilmente. Y no solo la suciedad, los líquidos penetran profundamente en ella y pierde ese color blanco. Es muy frecuente el agua sucia de la fregona ocasione la lechada descolorida y en vez de conseguir su limpieza absoluta solo conseguimos empeorarlo más, asentándose en la lechada. Y no hay que olvidar que, lechada sucia es una fuente importante de moho, hongos y bacterias.

Devolver la lechada a su color original es complicado, al igual que eliminar las manchas que se producen sobre ella. Si deseas una limpieza real y profunda, Alfombralimpia te ofrece un servicio de limpieza de suelos, garantizando una lechada limpia y restaurada.  La limpieza de lechada por parte de profesionales es a menudo necesaria para extraer toda la suciedad y manchas.

Utilizamos la mejor maquinaría que elimina la suciedad de suelos y lechadas, dejando sus suelos limpios al tiempo que prolongamos su vida útil.

Contacta con nosotros e informate sin compromiso. En pocos días sentirás que estrenas de nuevo suelos.

Contacto: info@alfombralimpia.es / 686  021 784