El buen tiempo está ya aquí y son muchas las personas que guardan las alfombras hasta el otoño. Ahora, es el momento perfecto para realizar una limpieza profunda y profesional de las mismas, y guardarlas limpias y desinfectadas, libres de gérmenes y bacterias no deseadas. Ya sabemos que para alargar la vida y uso de las alfombras hay que realizar un correcto mantenimiento de las mismas. Ello, prolongará su vida útil a tiempo que mantendrán una perfecta apariencia durante más tiempo. Si no se realizan los cuidados adecuados, es muy fácil que se produzca su desgaste antes de tiempo, y uno de los cuidados que no debemos olvidar es que jamás debemos guardar una alfombra sucia.

Es un error muy común entre aquellos que utilizan alfombras pensar que basta con un simple aspirado para mantenerlas limpias y desinfectadas, pero no es así. Aspirar la misma cada cierto tiempo es necesario y hará que la alfombra parezca limpia. Pero no debes olvidar que una alfombra no es solo la superficie de la misma, el polvo, gérmenes y alérgenos se ocultan debajo de la superficie y por ello es necesario que, al menos, una vez al año, sea un profesional quien las limpie en profundidad.

Además, es posible que la alfombra haya sufrido “accidentes”, como derrames de líquidos u orina de mascotas, que producen mal olor. Si guardas las alfombras si haber realizado una limpieza profesional, los malos olores se agravarán y cuando vuelvas a utilizarlas será mucho más complicado eliminarlo del todo.

Una prioridad de Alfombralimpia es contribuir a la conservación del medio ambiente y es por ello que solo utilizamos productos 100% naturales, no tóxicos, seguros para niños, ancianos y mascotas.

Recuerda que si la alfombra es grande debes enrollarla con el pelo hacía dentro y sujetarla con cinta adhesiva.
No guardes nunca una alfombra enrollada en posición vertical, es decir, en pie, porque con el peso de la misma puede acabar doblándose y terminará por deformarse.